Nos esforzamos en disminuir el porcentaje de maquinaria agrícola inoperativa

Nos esforzamos en disminuir el porcentaje de maquinaria agrícola inoperativa

Prensa Asoportuguesa.-

Ante el déficit de maquinaria en el campo por deterioro e imposibilidad de sustitución, la Asociación de Productores Rurales del estado Portuguesa (Asoportuguesa) hizo un inventario para determinar la cantidad de equipos operativos e inoperativos y actuar en consecuencia, con planes que apunten a disminuir el porcentaje que no está en funcionamiento.

Entre finales del año pasado y principios de este 2019,  el gremio  realizó un censo entre sus productores rurales para recoger la información necesaria, de la que se desprenden los siguientes resultados: 31 % de los tractores y 25 % de las cosechadoras no están operativos, mientras que más del 80 % de la maquinaria disponible para las labores agrícolas supera los 10 años de vida.

Los tractores y cosechadoras están parados en el campo por falta de motor, caja inyección, cauchos, tren delantero, correas y problemas hidráulicos, ante lo cual, Asoportuguesa a través de su filial Asoproductos, intenta tomar las medidas correspondiente, tratando de facilitar al productor la ubicación de los repuestos que requieren.

Se están buscando alternativas e, incluso, brindarles a los productores una asesoría en mano de obra, además de visitas de campo, para ver el estado real de cada una de esa maquinaria y, posteriormente, cuando las condiciones externas estén dadas, vendrá el momento de buscar, importar y tener esos repuestos para cada una de la maquinaria”, afirmó Félix Otamendi, directivo de Asoportuguesa.

Para Asoportuguesa es prioritario apoyar a sus productores y disminuir el porcentaje de tractores y cosechadoras inoperativas, esperando que a futuro las condiciones del país mejoren y estén dadas para la importación de maquinaria, con la que se pueda renovar las que no funcionan y tienen más años de los recomendados para prestar un buen servicio.

“Cuando tienes un equipo de diez años, deberías estar pensando en reemplazarlos. No quiere decir que no funcione pero su operatividad y eficiencia va a disminuir notablemente; es como los carros que con el tiempo y el uso se desgastan y luego vas a tener un mayor costo en reposición y reparaciones. Lo idea es renovar la maquinaria cada seis u ocho años”, precisó Otamendi.

Dificultades

En la actividad agrícola es fundamental contar con maquinaria, equipo e implementos, además de la totalidad de insumos y otros factores internos y externos, para poder hacer las labores a tiempo, apuntar hacia la eficiencia de la actividad, mejorar la productividad del cultivo o incrementar la superficie de siembra.

De lo contrario, será difícil avanzar y hasta mantenerse en la actividad agrícola, donde actualmente muchos productores se han visto obligados a “canibalizar” la maquinaria, quitándole alguna pieza a una para ponerla a andar la otra, lo que -a juicio del directivo de Asoportuguesa-, es fatal porque a la larga se terminará perdiendo el equipo.

Otamendi manifestó que la escasez y el aumento exorbitante en el precio de los repuestos, además de los problemas para la adquisición de gasoil, complican las labores en el campo, ya que no solo se “canibaliza” la maquinaria, sino que los agricultores que no disponen de tractores y cosechadoras dependen de los que sí las tienen, para poder realizar su actividad.

“Ese productor que no tiene tractores debe esperar que el otro agricultor trabaje en medio de su área, con todos los inconvenientes que puede estar teniendo durante esa siembra o esa preparación, para llegar al que no tiene maquinaria, con el riesgo de que quizás cuando llegue ya no se pueda hacer nada porque el tiempo no da”, explicó.