“Hoy más que nunca las empresas familiares deben ser ambidiestras”

“Hoy más que nunca las empresas familiares deben ser ambidiestras”

Prensa Asoportuguesa.-

Acercándose al final del programa de Empresas Familiares entre el Instituto de Estudios Superiores de Administración (IESA) y la Asociación de Productores Rurales del estado Portuguesa (Asoportuguesa), los participantes conocieron más en torno al emprendimiento y su importancia para la perdurabilidad de estos sistemas de negocio.

Hoy más que nunca las empresas familiares deben ser “ambidiestras”, es decir, no solo limitarse a ser eficientes y gerenciar sino a ser emprendedores, adaptando y abriendo el negocio a las oportunidades que le brinda el entorno, con habilidad, conocimiento y actitud, según explicó Aramis Rodríguez, coordinador del Centro de Emprendedores del IESA.

“Las empresas familiares que más perduran en el tiempo, ni siquiera se llaman empresas familiares sino familias empresarias que desarrollan motores de negocios y diversifican el patrimonio para subsistir en el tiempo. Una empresa de 70 y 80 años es longeva y está entre la segunda y tercera generación, pasando por tres etapas distintas de la gerencia. En el caso de Venezuela, tenemos negocios familiares que están entre los 60 y 70 años e, incluso, 140 años que es la quinta generación, dijo.

Para emprender, el profesor del IESA considera que se deben superar ciertos retos como el de dejar de asumir que los éxitos del pasado garantizarán los del futuro, aprender a transferir las capacidades a las sucesoras generaciones, establecer procesos intencionales para mantener viva la mentalidad emprendedora y sentir la necesidad de buscar nuevas oportunidades de negocio.

Rodríguez destacó la correlación entre innovación y emprendimiento, como factores que conllevan a la longevidad de las empresas familiares, permitiendo a la organización adecuar o cambiar su modelo de negocio en el momento que así se requiera, dependiendo del dinamismo del entorno.

El profesor del IESA considera que hay recursos positivos para el emprendimiento en empresas familiares, como el hecho de asumir riesgos, ser innovadores, proporcionar autonomía y ser proactivas o saber anticiparse a los elementos que vienen, lo que generalmente impacta en el desarrollo del paso del tiempo dentro del negocio.

Sin embargo, en Venezuela la crisis actual tiende a condicionar de alguna manera los emprendimientos en las empresas familiares. “Las empresas familiares y no familiares no han sabido reaccionar a los cambios macros a nivel social, económico y político, y si no están preparadas para aprender es muy poco probable que cambien, cayendo a su mínima expresión o desapareciendo”, afirmó.

Aunque la diáspora de venezolanos también ha incidido en la estabilidad de las empresas familiares, Rodríguez piensa que puede ser convertida en una oportunidad, por lo que no representa una amenaza para la continuidad de este tipo de negocios, cuyas perspectivas es que perduren en el tiempo por su valor socioemocional, a pesar del “brusco y radical entorno que tenemos ahorita”.

DSC00600

DSC00605 DSC00606

DSC00614 DSC00615DSC00617 DSC00618

DSC00620 DSC00622

DSC00623 DSC00628

DSC00630 DSC00631