Las empresas familiares son las que están dando la cara por el país

Las empresas familiares son las que  están dando la cara por el país

Prensa Asoportuguesa.- 

La crisis que vive el país si bien ha dificultado el surgimiento de nuevos emprendimientos, no los ha detenido, principalmente los que son establecidos bajo sistemas familiares, cuyos orígenes en Venezuela están vinculados a núcleos locales e inmigrantes que se radicaron y fueron generando negocios y comercios importantes para la economía nacional.

Un ejemplo de ellos son las unidades de producción agropecuarias y agroindustrias venezolanas, de las cuales casi todas son organizaciones comerciales familiares, según refirió la especialista Patricia Monteferrante, profesora del Centro de Gerencia y Liderazgo del Instituto de Estudios Superiores de Administración (IESA).

En la tesis doctoral que desarrolla actualmente la especialista, se seleccionó 409 empresas familiares que existen en el país y que, en promedio, tienen más de 38 años, están en la segunda generación y fueron creadas -en su mayoría- por iniciativas familiares españolas, portuguesas e italianas. 

A pesar del auge de las empresas familiares, no todas sobreviven en el tiempo, siendo un reto lograr llegar a la segunda y tercera generación. “Las claves para permanecer ni siquiera tienen que ver con el entorno social sino con el potencial transgeneracional. Yo no puedo dejar herederos, los padres no coronan a sus hijos, no les entregan una empresa como herencia sino que forman empresarios, lo que quiere decir que cada generación tiene que aportar valor y eso se logra mediante el emprendimiento”, dijo.

El riesgo de invertir en Venezuela, la inseguridad jurídica y personal, la espiral inflacionaria, los controles e intervenciones, y la devaluación de la moneda, son factores que impactan en la operatividad de las empresas, inclusive las familiares, que también se enfrentan a la diáspora venezolana por distintas partes del mundo.

“La migración es un golpe muy fuerte porque muchas generaciones de relevo se están yendo. Sin embargo, las empresas permanecen; están viendo otras oportunidades también afuera pero sin perder nunca la empresa madre (…) muchas de ellas se están reinventando y aprovechando las oportunidades en un contexto adverso de negocios, porque no es fácil bajar la ‘santamaría’ por su repercusión en el plano emocional y financiero”, afirmó la profesora del IESA. 

Como muestra de esa reinvención, Monteferrante citó el caso de algunas marcas locales que se están abriendo paso en las grandes ciudades. “Productos que antes solo se comercializaba en el interior están llegando a los anaqueles de las grandes urbes; son las que están dando la cara por el país y eso quiere decir que están aprovechando las oportunidades. Ahora el desafío que tienen es mantenerse cuando la situación económica se revierta”, apuntó.

Datos

En el mundo existen 235.000.000 de empresas, de las cuales 155.100.000 son familiares, entre las que se genera el 70% y 90% del Producto Interno Bruto (PIB) y aproximadamente 50% y 80% de los puestos de trabajo a escala internacional, representando así el 2/3 del entramado empresarial.

85% de las empresas son firmas familiares en América Latina, donde generan el 60% del PIB y representan alrededor del 70% de la fuerza de trabajo. 47% están manejadas por la primera generación, 29% por la segunda, 14% entre ambas y tan solo 10% por la tercera generación. 

Estos sistemas comerciales combinan lo que para muchos individuos son las dos prioridades en su vida: el trabajo y la familia. Una investigación de la Universidad de Harvard sobre 1.000 empresas familiares en todo el mundo arrojó que el 10% fracasó por falta de sucesor competente, el mismo porcentaje por falta de capital para inyectar en el momento requerido, 20% por dificultades propias del negocio y 60% por dificultades y conflictos familiares.

“Juntos son más y el objetivo, a parte de lo financiero, es el propio bienestar y armonía familiar”, insistió la profesora del IESA, durante la primera clase de Gestión de Empresas Familiares que se impartió en Araure, estado Portuguesa, a través de una alianza estratégica entre este instituto y la Asociación de Productores Rurales del estado Portuguesa (Asoportuguesa), ocupada en fortalecer las capacidades no solo del sector agroalimentario, sino el que involucra a distintas áreas económicas que hacen vida en el país.

Alianza

De convertir los problemas en oportunidades, tiene experiencia Asoportuguesa que al igual que el IESA, está convencida en la importancia de capacitar y transferir conocimientos al talento profesional y empresarial, para dinamizar los distintos sectores socioeconómicos y lograr que sobrevivan al entorno adverso que existe en la actualidad, según indicó Gustavo Moreno Lleras, presidente del gremio agrícola, durante el inicio de la primera clase de Gestión de Empresas Familiares que reunió a profesionales del estado Portuguesa y estados vecinos.

DSC09169 DSC09167

DSC09170 DSC09179

DSC09186 DSC09211

DSC09213 DSC09214

DSC09221 DSC09237

DSC09239 DSC09242

DSC09245 DSC09201